OK A Dios lo que es de Dios – Homilía domingo 22 de Octubre de 2017 – XXIXº del Tiempo Ordinario | Parroquia Padre Nuestro

  1. Is. 45, 1.4-6. Yo he tomado de la mano a Ciro…
  2. I Tes. 1,1-5. Recordamos vuestra fe, vuestro amor y vuestra esperanza.
  3. Mt. 22,15-21. Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios

 

 

>>Hoja litúrgica<<

>>La uniformidad excluyente<<

 

Reflexión:

  • A espaldas de Jesús, los fariseos llegan a un acuerdo para prepararle una trampa decisiva. La trampa está bien pensada: « ¿Estamos obligados a pagar tributo al César o no?». Si responde negativamente le podrán acusar de rebelión contra Roma. Si legitima el pago de tributos quedará desprestigiado ante aquellos pobres campesinos que viven oprimidos por los impuestos, y a los que él ama y defiende con todas sus fuerzas.
  • La respuesta de Jesús ha sido resumida de manera lapidaria a lo largo de los siglos en estos términos: «Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios». Pocas palabras de Jesús habrán sido tan citadas como estas. Y ninguna, tal vez, más distorsionada y manipulada desde intereses muy ajenos al Profeta defensor de los pobres.
  • Como todo judío fiel, Jesús sabe que a Dios «le pertenece la tierra y todo lo que contiene, el orbe y todos sus habitantes» (Salmo 24). ¿Qué puede ser del César que no sea de Dios? ¿Acaso no son hijos de Dios los súbditos del emperador?
  • Jesús no se detiene en las diferentes posiciones que enfrentan en aquella sociedad a herodianos, saduceos o fariseos sobre los tributos a Roma y su significado: si llevan la «moneda del tributo» en sus bolsas que cumplan sus obligaciones. Pero él no vive al servicio del Imperio de Roma, sino abriendo caminos al reino de Dios y su justicia.
  • Por eso les recuerda algo que nadie le ha preguntado: «Dad a Dios lo que es de Dios». Es decir, no deis a ningún César lo que solo es de Dios: la vida de sus hijos. Como ha repetido tantas veces a sus seguidores, los pobres son de Dios, los pequeños son sus predilectos, el reino de Dios les pertenece. Nadie ha de abusar de ellos.
  • No se ha de sacrificar la vida, la dignidad o la felicidad de las personas a ningún poder. Y, sin duda, ningún poder sacrifica hoy más vidas y causa más sufrimiento, que esa «dictadura de una economía sin rostro humano» que, según el papa Francisco, han logrado imponer los poderosos de la tierra. No podemos permanecer pasivos e indiferentes acallando la voz de nuestra conciencia con las prácticas religiosas.
  • Domund. Sé valiente. La misión te espera. Pensar en los misioneros que hacen tanto bien entre los más pobres del mundo. Colecta especial para ellos.

Related Post