OK Escuchar de cerca – Homilía miércoles 1 de Noviembre de 2017 – Fiesta de Todos los Santos | Parroquia Padre Nuestro

  1. Ap. 7,2-4,9-14. Apareció una muchedumbre inmensa que nadie podía contar.
  2. I Jn. 3,1.3. Veremos a Dios tal cual es.
  3. Mt. 5,1-12. Estad alegres y contentos porque vuestra recompensa será grande.

 

 

>>Hoja litúrgica<<

>>Creer en el cielo<<

>>Bienaventuranzas, Caminos de Santidad<<

>>8 cosas que todo cristiano debe saber sobre Halloween<<

 

Reflexión:

 

La felicidad se llama para los cristianos “santidad”.

Si hay algo en lo que la Humanidad siempre se ha empeñado es la búsqueda de la felicidad y las ansias de encontrar un mundo mejor. Para encontrar la felicidad, hay que partir del estado de felicidad del corazón y, mirando siempre el “bien común”. Los cristianos llamamos “camino de santidad” a lo que muchos de nuestros hermanos llaman simplemente “camino de felicidad”.

Con solo echar una ojeada a la actualidad que cada día nos muestra la prensa “rosa y del corazón”, un escenario en el que se representa la “feria de las vanidades”, nos da una idea del centro de gravedad en el que para el mundo hoy se sitúa la felicidad y la dicha.

Las Bienaventuranzas, una propuesta de sentido para la búsqueda de la santidad.

1) Ante un camino de riqueza material, optar por la felicidad que ni se “compran, ni se vende, ni se pesa, ni se mide”.

2) Ante un camino de prepotencia y de ira, optar por la mansedumbre como alternativa para ser feliz.

3) Ante un camino de risas estrepitosas y carcajadas histriónicas que apagan los gritos y lamentos de los que sufren, elegir un camino de solidaridad con el llanto el dolor.

4) Ante un camino de hartura que nos lleve a llenar las arcas y a una dinámica marcada por el “acumular”, elegir un camino que nos lleve al desprendimiento, a la pobreza de sentir que todos necesitamos de todos y que somos menesterosos

5) Ante un camino de “dureza” y “frialdad” en el que, revestidos de una coraza, evitamos el contagio del otro para sentirnos más felices con nuestros “aprovisionamientos”, elegir un camino de misericordia entrañable, de ternura y compasión

6) Ante un camino de “mentira” y “suciedad” que nos lleva a lograr objetivos sin mirar el alcance de los medios a utilizar, elegir un camino de limpieza de corazón, de sencillez, de armonía y trasparencia, mostrando las cicatrices. Es la felicidad de quien muestra las heridas limpias.

7) Ante un camino de violencia, optar por la búsqueda de la paz, basada en la justicia. Nada se logra por la fuerza y la opresión. Solo una felicidad efímera.

8) Ante un camino que lleva a la felicidad mediante el éxito, elegir el camino del silencio y el anonimato. El camino de la serena quietud.

Son los Caminos de la Santidad…ya recorridos por muchos hermanos y hermanas a los que la Iglesia recuerda agradecida en esta Fiesta de Todos los Santos.

Related Post