Barro animado por el Espíritu 1. Hch. 2,1-11. Cuando el Hijo de Dios vino a la tierra lo hizo en silencio; fue como una caricia divina, como un beso de Dios. Cuando vino el espíritu Santo lo hizo como un viento y llamaradas de fuego 2. I Co. 12,3-7. Otr...