Martes 25 de diciembre de 2018 – Natividad del Señor – La nostalgia de la Navidad

Is. 52,7-10. Los primeros mensajeros de la Navidad fueron los humildes
Hbr. 1,1-Nuestra respuesta no debe ser tímida o asustada.
Jn. 1,118. En Lo más débil y de nuestra vida es donde mejor se descubre el misterio de Dios

>>Audio Homilía<<

Reflexión: La nostalgia de la Navidad

Celebración de un acontecimiento, no de fiestas. Esta solemnidad da nombre a las fiestas que tantas culturas celebran en estos días. Sin embargo, los cristianos celebramos un acontecimiento que no tiene gran facilidad para ser aceptado: que Dios ha querido comunicarse a sí mismo y comunicarnos su vida divina a nosotros que somos criaturas y humanas. Las lecturas, tanto la de Isaías, como la de hebreos y la de san Juan proclaman un acontecimiento: que Dios es el rey de Sión (Jerusalén) y que el Dios de Jesús se ha revelado a la humanidad por medio de su Hijo (y un hijo no es una idea) y en Palabra.

Decisión libre del Dios de Jesucristo. Lo dicho nos coloca ante una cuestión que parece normal, pero, en realidad, no lo es: no es natural que Dios se comunique a sí mismo a los seres humanos. Su «revelación» procede de una decisión libre de Dios y una decisión que implica hacer una historia de amor con los seres humanos. Con frecuencia hacemos una proyección de nuestras necesidades afectivas y nos parece natural que nuestros padres nos quieran. Y si eso nos parece natural, ¿cómo no nos va a querer Dios que dicen que es el amor absoluto y nosotros somos sus hijos? Pues la cuestión es al revés: somos sus hijos porque nos ama.

Historia de amor que ha de ser posible. La única forma que conocemos los seres humanos de experimentar el amor es amando, no divagando sobre el amor. Dios lo sabe y por ello ha encarnado a su Hijo: para mostrarnos en Él su amor inmenso. La fe cristiana comienza por el «ver», no por sentir. Por ver qué ha hecho Dios en la historia. Pero no hay historia humana sin Palabra. Toda historia en la que se involucran Dios y el ser humano crea significación y lo que significa Dios para el ser humano y el ser humano para Dios se expresa por la palabra. Podemos entonces percibir que las imágenes alimentan el deseo y solo la palabra alimenta el amor. Los acontecimientos no existen de forma neutra o aséptica. Los acontecimientos están preñados de significación. ¿Qué significa que la Palabra se hizo carne? Su significado no es otro que permitir al ser humano experimentar el amor de Dios, ya que solo Dios, amor absoluto, puede adaptarse a la capacidad del ser humano de experimentar el amor absoluto en su condición de criatura relativa o finita. Demos gracias a Dios que ha querido mostrarnos su amor en la Encarnación de su Hijo.

¡Feliz Pascua de Navidad!