Domingo 27 de diciembre de 2020 – Sagrada Familia – Jesús crece en familia

  1. Eclo 3,2-612-14. La autoridad parental proviene de Dios.
  2. Col. 3,12-21. Revestirse del amor para vivir dentro de la familia
  3. Lc. 222-40. El niño iba creciendo, lleno de sabiduría.

Hoja litúrgica

La luz de la familia

Reflexión:

  • La Iglesia nos invita hoy a celebrar el día de la Sagrada Familia. La familia adquiere hoy una relevancia especial, en el momento de crisis, de incertidumbre, de cambio profundo en el que se encuentra nuestro mundo.  Las lecturas de hoy, nos facilitan el marco de lo que debe ser la familia cristina, aquellos valores que la definen. La misericordia entrañable, la bondad, la humildad, la dulzura, la comprensión, el perdón… La primera lectura, del Eclesiástico, nos habla de honrar a los otros miembros de la familia como uno de los principios fundamentales en los que basar las relaciones de la familia cristiana. Así también, la Carta a los Colosenses (2ª lectura), en la que Pablo nos dice que “nos revistamos del amor” para vivir dentro de la familia. El Evangelio, por su parte, nos acerca y nos recuerda a la familia de Jesús. Pone la mirada en cómo y en cuánto es el amor en el que vive la familia en la que Él creció.  
  • El Papa Francisco, en la Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia” (publicada en el año 2016), nos habla de La Alegría del Amor, de la familia como abrazo y del matrimonio como proyecto de vida, de la vida compartida teniendo todo en común (123-125).  Habla de un amor apasionado (142) enriquecido por el gozo de los hijos (147-149).
  • En esta realidad, que es la de nuestro mundo, la Iglesia de hoy está llamada a ser madre acogedora, no sólo de la propuesta ideal de familia cristiana, que tiene puesta la mirada en la familia que acogió, amó y ayudó a crecer a Jesús. La Iglesia de hoy está también llamada a cambiar la mirada, a mirar a cada familia como una “familia sagrada”. Es misión, por tanto, de la Iglesia que formamos entre todos acompañar desde el amor las distintas circunstancias y decisiones que se producen dentro de las familias, con respeto, amor, acompañamiento, sin juicio.  
  • En la educación de la fe, lo decisivo es el ejemplo. Que los hijos puedan encontrar en su propio hogar «modelos de identificación», que no les sea difícil saber como quién deberían comportarse para vivir su fe de manera sana, gozosa y responsable. 
  • Y hoy, en el día que celebramos la festividad de la Sagrada Familia, iluminados por el Espíritu y desde el Amor del Padre, miremos a las otras familias, a todas las familias, como espacio sagrado en el que está la mano de Dios, porque todas y cada una de ellas están formadas por hijos suyos.